Ana Mérida y los murales de Bonampak

 

revista baja

La búsqueda de la llamada “Ciudad Perdida” de los mayas, provocó que los exploradores Giles Healy y Carlos Frey, guiados a su vez por los lacandones José Pepe Chambor y Acasio, descubrieran los extraordinarios murales de Bonampak, en Chiapas, durante los meses de abril y mayo de 1946. A partir de ese momento inició un amplio interés, nacional e internacional, por entender la historia plasmada en las pinturas; pero sería hasta 1948 que tendría lugar una primera expedición formal, integrada por expertos de México y Estados Unidos.

AnaM6

Eso sucedió durante el gobierno estatal de Francisco J. Grajales, quien por cierto el 30 de julio de ese año, y a iniciativa de Rómulo Calzada, convocaría a artistas e intelectuales –entre ellos Rosario Castellanos– a una reunión para crear el Ateneo de Ciencias y Artes de Chiapas, que desde el inicio se distinguió por sus diversas e intensas actividades. Como parte de las mismas, el propio gobernador invitaría unos años después a la bailarina y coreógrafa Ana Mérida a crear una obra inspirada, precisamente, en los murales de Bonampak; algo que seguramente la entusiasmó, ya que al ser hija del pintor Carlos Mérida –guatemalteco naturalizado mexicano– tenía raíces vinculadas a esa región del continente.

AnaM1

Después de varios meses de trabajo el resultado fue el Ballet Bonampak, para el que su propio padre realizó las escenografías, mientras que el argumento fue autoría del escritor Pedro Alvarado Lang. El vestuario estuvo en manos de Leopoldo y Ángeles Macías, y la música a cargo de Luis Sandi, estrenándose en noviembre de 1951, en Tuxtla Gutiérrez (vale la pena mencionar que gracias a los esfuerzos del INBA, las partituras originales se recuperaron y entregaron para su custodia a la Orquesta Sinfónica de Chiapas, en octubre de 2010).

AnaM2

Se trató de una obra monumental, que requirió, como una anécdota digna de mencionar, que Ana Mérida contratara a danzantes del centro de la Ciudad de México, como ella misma comentaría en una entrevista: Contraté a 35 y me los llevé a Chiapas, donde logré juntar a 140 elementos, contando entre ellos a las señoritas de sociedad. Se trataba de reproducir, de ponerle movimiento a los frescos de Bonampak; utilizaba pasos autóctonos y luego movimientos que yo inventaba”.

AnaM3

En junio de 1952 se repone el Ballet Bonampak en el Palacio Nacional de Bellas Artes. A la función del día 20 asistió Tomás Montero Torres, en su calidad de fotorreportero, tal como lo asentó en algunos fragmentos de su “Diario de un Fotógrafo de Prensa”.

FotoDNota1Nota2

Cabe decir que Montero Torres no fue el único que mostró una crítica al respecto. De acuerdo con el Laboratorio Mexicano de Recopilación de la Danza, el polifacético artista Miguel Covarrubias –quien además fue director de la Escuela de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes, con Carlos Chávez a la cabeza– consideró que “más que una danza es un gran espectáculo escolar”. Pese a ello, el Ballet Bonampak es, junto con la Fiesta Chiapaneca, un espectáculo que a la fecha es signo de identidad de los habitantes de ese bellísimo estado, y al paso de los años su producción se ha ido perfeccionando.

 

AnaM7AnaM8

El argumento parte de la amenaza que sufre la ciudad de Bonampak por ejércitos adversarios, ante lo cual los sacerdotes invocan a las divinidades y los guerreros entablan una batalla de la que salen triunfadores. Cuando va a caer el telón, los danzantes adoptan las posturas que muestran las figuras de uno de los murales.

AnaM11

Hace 23 años, un 12 de agosto de 1991, falleció en la Ciudad de México Ana Mérida. Este aniversario luctuoso nos permite recordar a quien está considerada como “una de las forjadoras de la danza moderna de México”, y quien en vida recibió distinciones por su actuación en la película El Santo Oficio (1973), y por el montaje de las coreografías La Luna y el venado, y La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca.

AnaM12

Esta entrada fue publicada en Artistas, Chiapas, Historia, Reportero gráfico, Sin categoría, Tomás Montero Torres y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Ana Mérida y los murales de Bonampak

  1. Rebeca Monroy dice:

    Me parecen geniales las fotografías de Ana Mérida que le tomó Montero, gracias que hermoso regalo!!!

  2. Guillermo Pérez Velasco dice:

    Indudablemente, el maestro Carlos Mérida, guatemalteco mexicano, influyó poderosamente en su hija Ana. El muralista Mérida reiteró estar orgulloso de sus abuelos mayas y zapotecos. Diego Rivera pintó un célebre cuadro de Ana Mérida danzando. Así que la relación de Ana Mérida con los murales de Bonampak es tan sentida, como a la vez una recreación artística, de manera concurrente con la reproducción de esos murales que hiciera la pintora guatemalteca mexicana Rina Lazo, y que se encuentran en el Museo Nacional de Antropología. Por ello, el Archivo Tomás Montero Torres es una fuente testimonial que resalta la identidad maya de Chiapas, con Ana Mérida y los murales de Bonampak.

  3. Esmeralda Reynoso C, dice:

    Maravillosas fotografías de Tomás Montero sobre el ballet de Bonampak, muestra del entusiasmo que provocó el descubrimiento de las pinturas de aquel sitio maya que Giles Healy y Carlos Frey encontraron en abril y mayo de 1946. Gran trabajo de Montero.

  4. Eréndira Cohen dice:

    Excelente reportaje y el blog merece que lo tengan presente como el álbum de la gran familia a la que pertenecemos en esta nación, y que tan generosamente comparte con todos nosotros Martha Patricia Montero.

  5. Marina Gálvez y Fuentes dice:

    Muy interesante nota con imágenes históricas.
    Me parece justo retomar los valores de nuestra identidad.

  6. Mayela dice:

    Muchas felicidades por esta nueva entrada, realmente fascinante que nos narren e ilustren sobre cada reportaje y nos compartan tan bellas fotografías. Al leerlas me sentí gratamente sorprendida del porte de los bailarines, la cuidada escenografía y el impecable vestuario. También me conmovió el orden y el cuidado de mi tío abuelo para plasmarlo en su diario. Me hizo recordar a mi propio abuelo, Luis, quien también con su puño y letra escribía al reverso de cada fotografía de la familia, con sumo cuidado, la fecha y el lugar donde habían sido tomadas y el nombre de quienes estuviéramos en ella. Gracias primas y nuevamente felicidades, por compartirnos los avances en el rescate del archivo. Saludos a toda la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>