¿Serán los genes?

Con tanto descubrimiento científico alrededor de la maravilla genética, sabemos que no sólo heredamos cuestiones físicas de nuestros ancestros sino habilidades, gustos, gestos, anhelos… Y ahora, sumada al proyecto de rescatar y dar a conocer el archivo fotográfico de Tomás Montero Torres, mi abuelo paterno, no sólo descubro una pedazo de nuestra historia como mexicana, sino mucha similitud en gustos míos con los de él… Una de mis pasiones es el cine, ¡me encanta, desde niña! Recuerdo pasar varias horas los domingos viendo películas de Pedro Infante, Jorge Negrete, Sara García y todas las que transmitían por televisión. Y encontrarme con fotos de estos personajes en el archivo fotográfico ha sido en verdad una grata sorpresa. Entonces mi imaginación voló… ¿Cómo habrá sido su relación con ellos para que lo dejaran tomar fotos tan cercanas? ¿Cómo serían estos personajes en la vida real? Antes los famosos no eran tan “famosos”… ¿Cómo serían?  ¿En qué momento de su vida profesional mi abuelo fotografió a Pedro Infante durante una sesión de grabación de sus canciones? ¿Qué opinión tendría de él después de verlo trabajar?

Pedro Infante era una persona que caía bien, según lo que cuentan. Proveniente de familia muy humilde, e hijo de un músico, seguramente de ahí le vino (hablando de genes) su amor y pasión por la música. No sé si su papá sería guapo o de donde sacaría su físico, pero en definitiva era un galanazo.

Su primer trabajo fue como mandadero a los 11 años, más tarde aprendió el oficio de carpintero y en 1932, teniendo 15 años, entró a formar aprte de la Orquesta La Rabia, luego de la Orquesta de Don Luis Ibarra y después fue líder en la Orquesta Estrella de Mazatlán, imponiéndose así su verdadera vocación.

En 1935 se casó con María Luisa León, a quien Pedro le debió el impulso de su carrera, pues él quería viajar a la capital para ingresar al Conservatorio Nacional de Música para convertirse en un gran violinista. Recién casado anduvo durante tres años cantando en restaurantes como músico ambulante, hasta que se presentó en la XEW y consiguió su primer contrato para cantar en la radio. Le pagaban $12.50 por cada programa (en el momento cumbre de su vida artística cobraba $5.000.00 por una presentación). En aquella época aprendió a leer y a escribir para poder trabajar en cine.

Las primeras grabaciones que realizó Pedro Infante fueron los boleros Guajirita y Te estoy queriendo en el sello de la Víctor, y El durazno y Soldado raso en Peerlees. Dejó impresas en este sello 322 canciones en 14 años en que fue su artista. Sus últimas grabaciones fueron Ni el dinero ni nada y Corazón apasionado. Cobraba entonces la suma de $15.000.00 por cada disco grabado.

Aunque ahora lo recordamos como un actor bastante reconocido en nuestro cine nacional, no le fue fácil entrar a este medio, ya que era tímido y según cuentan, torpe en sus movimientos. Aunque trabajó en algunas películas previas, fue hasta su actuación en Viva mi desgracia que se convirtió inmediatamente en gran estrella del cine. Participó en 45 películas, la última fue Escuela de Rateros. Cobraba $400.000.00 por cada película.

Fue nominado por la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas como mejor actor en 1947, con la película Cuando lloran los valientes, en 1948 por Los tres huastecos, en 1953 por Un rincón cerca del cielo. Finalmente logra el premio de mejor actor por su actuación en la película La vida no vale nada, el 15 de junio de 1956. Durante las grabaciones de películas se sabe que era bastante sencillo, amable con sus compañeros y bastante profesional.

Hizo una gran fortuna. Construyó una pequeña ciudad en la carretera a Toluca, la Ciudad Infante, en donde albergó un verdadero ejército de parientes. Su gran debilidad fue entonces aprender a volar, llegando a tener su propio avión en 1951 y en el cual casi perece en un accidente al año siguiente, cuando viajaba con Lupita Torrentera, uno de sus grandes amores. Llegó a tener para el año de 1957 una compañía de aviación compuesta por 12 aviones. Y no usaba dobles de acción en películas como la de A toda Máquina.

En el año 1953 inició la grabación de boleros con el respaldo del mariachi, iniciativa del compositor Rubén Fuentes. El primer bolero que grabó fue Ni por favor, creando el estilo del bolero ranchero, en el cual fue su máximo exponente, sin perder nunca su humildad. Luego siguieron Cien años, Te vengo a buscar, Llegaste tarde, Tu vida y mi vida, Mira nada más, Qué te pasa corazón, Los dos perdimos, Tienes que pagar, Nuestro amor, Presentimiento, Divino tormento, Si tú me quisieras, Que murmuren, Grito prisionero, Tu amor y mi amor, Tú que más quieres, Yo te quise, entre otras. En 1955 hizo su debut en la XEW, en el programa Así es mi tierra, realizando un total de 24 presentaciones, de 12 que había programado inicialmente. Hizo en esta época innumerables giras al interior y al exterior, alcanzando la imagen de ídolo en casi todos los países de habla hispana.

Tal vez en alguna de estas grabaciones fue donde mi abuelo, el reportero gráfico Tomás Montero Torres, lo fotografió. Por la secuencia de imágenes que encontramos debió estar con él y sus músicos todo el día. Hay una foto donde ya se le ve sin zapatos y sin saco, seguro ya estaban cansados y sin embargo sigue viéndose amable, confiable…

Su debilidad hacia el sexo femenino lo llevó a ser padre de unos 20 hijos, según contaba su madre. Además de Lupita Torrentera su gran amor fue Irma  Dorantes, con quien contrajo matrimonio, el que lamentablemente fue anulado dada la legalidad que existía aún del primero con María Luisa León. Cuando la Suprema Corte le falló la anulación de este matrimonio, Pedro tomó la determinación de viajar de Mérida a México, para negociar con María Luisa el divorcio. No consiguiendo cupo en las empresas aéreas, decidió viajar como copiloto en un avión carguero de la empresa TAMSA, de la cual era socio. Al alcanzar el avión el despegue, se fue a tierra y Pedro, El ídolo de Guamúchil (mote por el cual era conocido), pereció con varias personas más, el 15 de abril de 1957.

Su sepelio fue una manifestación imponente de duelo. Un gran número de mariachis le cantaron en su tumba Amorcito corazón, para despedirlo. Hasta la fecha, Pedro Infante vive en el corazón de miles de personas que continúan sintiendo con sus canciones un inmenso cariño hacia su recuerdo.

Luego de su muerte, en el Festival de Cine de Berlín ganó el Oso de Oro al mejor actor principal actuando en la película Tizoc. Ismael Rodríguez, uno de los más reconocidos directores de la Época de Oro del cine nacional, y quien tenía como favorito para sus películas a Pedro Infante,  fue quien recibió el premio en su nombre anunciando que “lamentablemente él no está aquí para recoger este premio debido a que murió en un accidente aéreo“, lo cual causó que el auditorio se pusiera de pie guardando un minuto de silencio en su honor.

Ahora cuando vuelvo a ver las películas de Pedro Infante ya no me gustan tanto, será porque en mi edad adulta encuentro mucho de “machismo” en sus personajes e historias, pero él definitivamente me sigue pareciendo un buen actor, y muy simpático.

Me produce orgullo que mi abuelo haya tenido una vida intensa profesional y que haya fotografiado no sólo a Pedro Infante sino a diveras figuras y tantos eventos culturales, sociales y políticos de mi país. Me apena no haberlo conocido, pero me da gusto encontrar similitudes como ésta. Por cierto, yo soy Claudia, una de sus 19 nietos (sólo conoció a 4).

Esta entrada fue publicada en Artistas, Aviación, cine, Reportero gráfico, Tomás Montero Torres y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a ¿Serán los genes?

  1. Monica Moyano dijo:

    Sigue escribiendo.. ¡me gustó!
    Quiero leerte más

  2. Monica Moyano dijo:

    definitivamente, ¡¡¡Son los genes!!
    Mijita, lo traes en la sangre

  3. Antonio Aspiros dijo:

    Espléndida historia para esta valiosa serie fotográfica del maestro Montero. He descubierto aspectos de cómo se grababan las canciones en esos años, así como datos de la vida de Pedro Infante que no conocía.
    Y por lo que he leído, veo que Claudia y Martha se pelean el título de la mejor escritora. Felicidades.

  4. raul casamadrid dijo:

    ¡Valiosísima fotografías desde todos los puntos de vista! Un impresionante testimonio de primera mano con la figura del que ha sido, sin duda, el artista más importante del cine neacional. De su sencillez y modestia hay muchas anécdotas, pero este testimonio dice más que mil palabras. Las fotos de Infante ante el piano, leyendo las partituras y con su camisa de carpintero y un lápiz sobre la oreja constituyen ya clásicas impresiones para la posteridad.
    ¡Gracias, por estas monumentales fotografias!

  5. carlos federico estrada garcía dijo:

    ¡Impresionante! Tenía tanto ángel que en las fotos te puedes sentir en presencia de Él, tal cual hubieses estado ahí, sientes su simpatía y casi oyes que bromea contigo también… ¡Gracias por compartir esto con nosotros!! Justo hoy a 54 años de su partida física. Por cierto, mi opinión es un “machista” de película, pero uno que si todos los que ahora se dicen “machos” fueran como Él México estaría mejor… recordando la descripción sobre el tema de mi tocayo el Gran Monsivais… El tenía demasiado amor interno…

  6. Javier de la Cruz G. dijo:

    Sin duda estas imágenes son espectaculares y fueron tomadas en el año de 1949 en alguna de las sesiones de grabación de ese año me gustaria tener contacto contigo para intercambiar algunos comentarios
    gracias

  7. Magnificas las imágenes d Pedro Infante, esta es una de las sesiones que nuestro ídolo realizó en el año 1949 en los estudios de Discos Peerless, en ellas reconocemos a los integrantes del mariachi Güitron y a Don Guillermo kornhauser director artistico de pedro.
    Me gustaria cambiar impresiones contigo que eres nieta de Don Tomas.
    Saludos.

  8. Paul Riquelme dijo:

    Quiero hacer una acotación con respecto a la fecha de las fotografías que le fueron tomadas a Pedro Infante en los estudios “Peerless” por Don tomás Montero Torres: La fecha exacta de las fotos son sin grado de error, fueron hechas el día Lunes 24 de marzo de 1947, porque en las bitácoras de la compañía dice: “Tomaron fotos hoy en el estudio”, el Ing. de grabación fue Ed. L. Baptista que despues fundó Musart. En esa sesión se grabó “Mi Cariñito”, “Maldita sea Mi Suerte”, “Mi Consentida”, “Me Voy Por Ahi”, “Ojitos Morenos”, “El Aventurero”, “Que Gusto Da” y “La Motivosa”. Al terminar la sesión Pedro Infante se despide de Don Tomás en los estudios y se sube a su Linconl convertible, la hora de su reloj marcaban las 4:12 pm aproximadamente. Saludos ¡¡¡

  9. Jorge dijo:

    simplemente fenomenal las imágenes no antes vistas

  10. RÓMULO dijo:

    Ni se gasten saliva, Pedro Infante es -porque para el pueblo de México no ha muerto- un gran artista. Los disque artistas de este momento tienen muchísimo que aprenderle a Pedro Infante: lo primero, su humildad, porque dicen que no era para nada soberbio. Aprendan artistas de hoy…

  11. Silvia dijo:

    Esta genial la foto de nuestro Ídolo de todos los tiempos pero quisiera ver otras por favor…

  12. Yady dijo:

    Me gustaría ver más fotos

  13. Yady dijo:

    Me encanta la música de Pedro Infante y ver Antonio Pedro es maravilloso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *