Cuando conocí a la poeta Dolores Castro Varela

DoloresCG1

Cuando conocí a la poeta Dolores Castro Varela, en 1991, aún habrían de transcurrir 18 años más para que nuestra abuela Lulú nos cediera el archivo de negativos de mi abuelo Tomás Montero Torres, en el 2009, y yo pudiese ver, extraída de uno de tantísimos sobres, una imagen suya de muy joven. Cursaba yo un Diplomado en Comunicación y Literatura y ella impartía uno de los módulos, lo que era una delicia porque nos ponía a leer poesía en voz alta, a sentir la cadencia de las palabras que variaba según la impronta de cada autor, y a identificarnos más con unos u otros, según nuestro momento de vida.

Recuerdo que manejaba un Volkswagen -azul, creo- y había un día que no circulaba que me permitía tener el privilegio de llevarla a su casa, desde donde estaba en ese entonces la sede de la Dirección de Educación Continúa de la Ibero, muy cerca del Teatro de los Insurgentes. En ese entonces yo vivía en Satélite, en casa de mis papás, y ella a espaldas del extinto Toreo de Cuatro Caminos. No era un trayecto largo, pero charlando con ella se hacía aún más corto.

Poco después me inscribí al taller de poesía que impartía en la Sala de Arte Público David Alfaro Siqueiros, ubicada en la calle de Tres Picos, en Polanco. No éramos muchos, así que las sesiones eran muy dinámicas, y ella siempre tenía el comentario justo y amable para alentarnos a expresarnos con una voz propia que se iría moldeando más al paso del tiempo. Aún conservó una nota manuscrita de ella sobre uno de mis poemas de aquellos días.

Al hecho grandioso de tenerla como maestra, en el Diplomado, se unió el tener como compañera de estudios a Beatriz Paredes, que en esos años era al mismo tiempo Gobernadora de Tlaxcala. Una mujer enorme en voz y presencia, que tenía el talento de construir narrativas dulces e inesperadas. Por ser ella la primera al mando en ese estado cercano al Valle de México, y querer rendirle un homenaje merecido a la poeta, organizó -o mandó organizar- una excursión para todos los que participábamos en el curso. Fuimos a Cacaxtla, donde el arqueólogo titular fungió de guía y nos adentró en parte de los coloridos secretos de los murales. Tengo también presente una cena donde uno de los platos era una exquisita crema de huitlacoche.

Sigue leyendo

Publicado en Escritores, Poeta, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Padre Emeterio que vuelas por los cielos

cura01

Le advertían: “La gente de San Martín de Bolaños es muy maldosa, no vaya usted”. En 1936, además, un hombre joven corría el riesgo de morir de aburrimiento en ese lugar. Pero él fue. Y se quedó, y ni la muerte lo ha podido sacar. Sus restos están a un costado del altar. Su foto preside paredes y repisas en innumerables hogares. Algodones con su sangre y restos de su ropa se guardan en petaquillas y su sola mención provoca una plática amigable que se sazona con anécdotas, realidades y leyendas en torno al cura que, para un puñado de habitantes de este cañón, no requiere del visto bueno del Vaticano para ser santo… Un santo hace milagros y él aquí los ha hecho, dicen.

649

Este cura también gana adeptos fuera del contorno religioso. Si un sacerdote-piloto aviador recibiría cientos de likes en Facebook, imaginen hace 60 años. Pero no era un piloto por afición, sino uno ante la necesidad de llevar la fe hasta los confines de su parroquia y porque en la avioneta trasladaba enfermos graves a Guadalajara o a Zacatecas, o para llevar medicamentos al pueblo. Mientras la Secretaría de Salud Jalisco ha negado recientemente la solicitud de un helicóptero para el norte del Estado, la zona más alejada y pobre, en los años cincuenta un solo hombre, no una institución ni un gobierno, lo hizo. Se les adelantó y aún ahora sirve de ejemplo para contrastar entre el querer y el hacer.

Sigue leyendo

Publicado en Aviación, Religión, Revistas, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

“El niño terrible de los medios”

1LS

Luis Mario Cayetano Spota Saavedra Ruotti Castañares, quien llegaría a trascender en prensa, radio, televisión, cine y literatura tan sólo como Luis Spota, partió de este mundo hace justo 29 años: el 20 de enero de 1985. Su precoz incursión al universo de los medios en el México de finales de los años cuarenta es el mejor ejemplo de lo que una afición temprana por la lectura puede llegar a inspirar. Se sabe que alentado por su padre, un inmigrante italiano asentado en la Ciudad de México, tuvo una infancia acompañada por las historias del francés Jules Verne y del compatriota paterno Emilio Salgari, entre otros. Aunque las vicisitudes económicas familiares lo empujaron pronto a “ganarse la vida”, mostró desde el principio un arrojo para destacar y lo mismo quiso ser torero que boxeador, afición ésta última que lo llevaría a presidir la Comisión de Box y Lucha del Distrito Federal, para más tarde ser presidente fundador del Consejo Mundial de Boxeo. Pero su vocación primera era encontrar historias, narrarlas y crearlas, utilizando para ello todas las posibilidades a su alcance.

2LS

Sigue leyendo

Publicado en Boxeadores, cine, Ciudad de México, Escritores, Fotografía, Historia, México, Periodistas, Poeta, Política, Radio, Revistas, Televisión, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , , , , | 7 comentarios

A 100 años: dos cartas

logoTMT

Hoy mi abuelo cumpliría 100 años. Y aunque se dice fácil nunca es así de fácil para nadie. En los últimos 5 años he dedicado una buena parte de la jornada semanal a contar, clasificar, limpiar, catalogar, acomodar, digitalizar, buscar, platicar, aprender, estudiar, conocer y promover el archivo fotográfico de Tomás Montero Torres, mi abuelo.

1 copia

¿Por qué digo que no es fácil? Bueno, primero para él, como fotógrafo, porque debió de sacrificar tiempo con su familia, estar en un constante entrar y salir de su casa, de su oficina, de la vida de sus padres, de su esposa y de sus hijos. Además, también hay que tomar en cuenta que fue maestro de fotografía, publicista y pintor, actividades que requieren dedicación y tiempo. Privilegiado en su época, tuvo la suerte de capturar con su lente muchos acontecimientos de la construcción del México posrevolucionario, el México de los grandes cambios.

No ha sido fácil para mi tampoco. A través de su trabajo estoy conociendo su ideología, sus gustos, su filiación política, sus compromisos, el amor a su tierra. He conocido a algunos de sus amigos, compañeros y su forma de trabajar, historias tristes, historias alegres, anécdotas. En otras palabras, estoy conociendo a mi abuelo a más de 40 años de su muerte.

Abuelito: te quiero mucho y te extraño, ¡feliz cumpleaños!

Silvia Sánchez Montero

 

Abuelo2

Hace 100 años en Morelia, Michoacán, nació Tomás Montero Torres. Tengo no solo el enorme privilegio de ser su nieta sino de formar parte del entusiasta equipo de cuatro (Silvia, Claudia, Julieta y yo), que nos dedicamos a rescatar y difundir su legado fotográfico, integrado por poco más de 86 mil negativos. Crecí extrañándolo, me enseñaron a respetar su ausencia y a interesarme por su persona, ya que falleció muy joven y cuando yo tenía poco más de tres años. Lo sabía sobre todo pintor, porque en todas las casas de la familia hay obra suya (autorretratos, paisajes, miniaturas, cristos y vírgenes); y la verdad poco fotógrafo. Mi abuela solía contar como una gran anécdota la vez que, en el año 50, estuvo en la sierra tarahumara para hacer un reportaje gráfico muy amplio y había pasado hambre, igual que los rarámuris, y comido rata de campo. También sabía que había sido compadre de Carlos Septién García y que por una gripa se había salvado del accidente de avión que le quitó la vida al decano del periodismo.

Fotógrafos

No imaginé que varios lustros después descubriría que la fotografía había sido el eje central de sus actividades profesionales, que había sido colega y amigo de otros grandes de la lente como los Casasola o los Mayo, que había colaborado con gran productividad en prácticamente todos los periódicos y revistas ilustradas de su época, que entre otros temas tendría uno de los archivos más completos en aviación civil o que, con la honrosa tarea de salvaguardar su legado, tendríamos la oportunidad de conocer a personas imprescindibles en este camino…

AbueloFlor

La vida es sabia y hoy más que nunca estás cálidamente presente, compartiendo a través de tu diario, de los amigos que te sobreviven, de tus pinturas, y sobre todo por medio de tus fotografías, la extraordinaria generosidad de tu ser. ¡Gracias, gracias, gracias! Te quiero mucho…

Martha

 

Abuelo

Para conmemorar el centenario del natalicio de Tomás Montero Torres los invitamos a participar en una serie de trivias, que da inicio a partir de esta fecha tan significativa para el Archivo Tomás Montero Torres. Cada semana tendremos una nueva, junto con escritos y fotografías que iremos compartiendo. A los diez primeros que envíen sus respuestas correctas a archivotomasmontero@gmail.com les haremos llegar a vuelta de correo una postal conmemorativa por este aniversario… ¡Anímense y participen!

1.- ¿En qué fecha apareció la primer entrada de este blog?

2.- ¿Cuál es el artículo que cuenta con el mayor número de comentarios?

3.- Diga el nombre de por lo menos un colaborador de este blog que no sea familiar de Tomás Montero Torres

 

¡Gracias!

 

Publicado en Michoacán, Reportero gráfico, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , | 6 comentarios

Luis Cernuda, el amigo de Octavio Paz

 
“…Tú justificas mi existencia
si no te conozco no he vivido
si muero sin conocerte, no muero,  porque no he vivido…
 
Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz…”
 
Luis Cernuda 

* Su tumba se encuentra en la fosa 48, fila 4, sector C. Está abandonada en el Panteón Jardín de la Ciudad de México; debería estar en Sevilla, con todo respeto.

* En la lápida dice: “Luis Cernuda Bidon. Poeta. Sevilla 1902-México 1963″.

Ceernuda

Hoy martes 5 de noviembre se conmemora el 50 aniversario luctuoso del poeta Luis Cernuda Bridón. Nació en Sevilla el 21 de septiembre de 1902 y murió  de un infarto la mañana del 5 de noviembre de 1963 en la casa de su amiga Concha Méndez,  en la calle Tres Cruces 11 en  Coyoacán, Distrito Federal.  Al lado de donde quedó inmóvil estaba una máquina de escribir y un libro –Novelas y cuentos- de Emilia Pardo Bazán. Dentro del ejemplar había dos marcadores de página -uno con el David de Miguel Ángel y otro con el retrato de Francisco I por Tiziano- que desvelaban en qué página había quedado interrumpida la lectura.

Eva Díaz Pérez escribió en El Mundo (03/11/2013) que “el cuerpo del poeta estaba en el suelo, vestido aún con su batín, el pijama, las zapatillas y al lado, la pipa y unas cerillas. La muerte lo había sorprendido intentando fumar. En la máquina de escribir había frases por terminar, anotaciones sobre el teatro de los hermanos Álvarez Quintero….”

Un día antes había ido al cine. Vio el filme Divorcio a la italiana, de Pietro Germi, con Marcello Mastroianni, y le gustó tanto que durante el almuerzo propuso a Paloma Altolaguirre –hija de Concha Méndez y del poeta Manuel Altolaguirre- volver a verla con ella. Luego se retiró a su habitación como hacía todas las tardes.

Quizá por ser una persona poco amigable y difícil, el poeta fue enterrado con el acompañamiento de muy pocos amigos. Alí Chumacero comentó en su momento que él fue uno de los pocos que asistieron al Panteón Jardín.

“–Yo conocí mucho a Luis Cernuda, porque estuve encargado de la primera edición de su poesía completa para el Fondo de Cultura Económica: La realidad y el deseo. Corregimos juntos las pruebas. Fue una edición bastante bien hecha. Ahora sé que han hecho una edición en España que todavía no conozco. Él era un hombre muy huraño, muy extraño. No se llevaba con los españoles. Peleaba con todos. Cuando murió, aquí en México, fuimos a su entierro 17 personas. (…) Yo hice la observación en el camposanto y me dijeron: ‘No, es que toda la gente fue a (la funeraria) Gayosso. Por eso no vienen’. Pero cuando a un muerto no lo acompañan más que 17 personas, eso quiere decir que no es precisamente un personaje muy popular”. (Proceso, no.1651, 22 de junio de 2008).

El Ateneo de Madrid le rendirá un justo homenaje presentando el libro “Leve es la parte de la vida que como dioses rescatan los poetas (poemas para Luis Cernuda)”, editado por la revista Áurea. En la obra participan poetas como Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Colinas, Antonio Gamoneda, Juan Carlos Mestre, Andrés Trapiello, Luis Alberto de Cuenca, Pablo García Baena, Luis Antonio de Villena, Juan Gelman y la Premio Nobel Herta Müller, entre otros. Además, en este volumen se encuentra un manuscrito inédito de Cernuda con los borradores del “Soliloquio del farero” y dibujos y fotografías suyas, de igual forma inéditas.

A la vez, se proyectarán imágenes del madrileño de “Los placeres prohibidos” y se podrá escuchar su voz grabada; los asistentes al Ateneo podrán recorrer la etapa madrileña del poeta y su vinculación con el Ateneo, que solía frecuentar con sus amigos de la denominada Generación del 27, como Federico García Lorca y Vicente Aleixandre.

El día ocho de noviembre, también en Sevilla -su ciudad natal- será la presentación del libro; ahí se dieron cita más de 40 poetas; un día después, el sábado nueve se leerán poemas en las calles Acetres, frente a la casa donde nació y creció el poeta.

¡Maravilloso! Lástima que estemos tan lejos de la madre Patria. Quizá vaya a depositar una flor a su tumba en el Panteón Jardín.

Pero Cernuda no murió de amor, murió él, bueno una parte de él, ya que él vive cada vez que leemos su poesía:

“No es el amor quien muere,
somos nosotros mismos….”
Sólo vive quien mira
Siempre ante sí los ojos de su aurora,
Sólo vive quien besa
Aquel cuerpo de ángel que el amor levantara….”
 
 
Sigue leyendo
Publicado en Ciudad de México, Educación, Escritores, Fotografía, México, Poeta, Sin categoría, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , , , , | 9 comentarios

Cuatro instantes con Margarita Michelena

MM1

Desconozco si cultivaron una amistad, pero Margarita Michelena y Tomás Montero Torres coincidieron, por lo menos, durante cuatro momentos de su vida. La primera en la Universidad Nacional Autónoma de México, a mediados de los años 30, cuando ella estudiaba en la Facultad de Filosofía y Letras y Montero Torres en la Escuela Nacional de Artes Plásticas. De esos primeros años de estudio, llegarían a convertirse en poeta y periodista, la primera; pintor y fotorreportero, el segundo. Durante esa época, para ser más precisos, en agosto de 1937, ambos asistieron al evento de inauguración de la Galería Permanente de la Generación Revolucionara Unificadora de Artistas (GRUA), ubicada en la calle de Corpus Christi No. 6, como puede comprobarse en la publicación que esa misma asociación hizo, con motivo de registrar tal suceso:

RG1

 

RG2

 Tomás Montero Torres con traje y abrigo,

en la foto superior y en el tercer sitio de derecha a izquierda

RG3

Margarita Michelena en la foto inferior, primera fila, segundo sitio

de derecha a izquierda. Montero Torres en la foto superior,

segunda fila, tercero de derecha a izquierda, ya sin abrigo.

La publicación hacía referencia a los 23 artistas cuya obra se expuso para ese acto, además de incluir el cuento “Historia de travesuras”, de quien entonces firmaba como “Marga Michelena”. Entre otros, participaba también el pintor Manuel Montiel Blancas, quien compartiría una larga amistad con Tomás Montero.

MM2

Sigue leyendo

Publicado en Ciudad de México, Educación, Escritores, Familia, Fotografía, México, Periodistas, Poeta, Reportero gráfico, Sin categoría, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

Por el sabor que tienen sus canciones

Alazafatas

El problema con Agustín Lara es que todo sucede en primera persona, Agustín siempre habla de Lara. Además, todo puede ser una fantasía, realidad mancillada por el hambre de grandilocuencia.

ALCabina

La ventaja con Agustín Lara es que todo es verídico, sin importar el origen.

Al final, se puede decir cualquier cosa. Por ejemplo, que yo tenía ocho años cuando escuché los versos que definieron mi vida.

Sigue leyendo

Publicado en Actores, Aviación, Cantantes, Ciudad de México, Músico, Veracruz | Etiquetado , , , , , , | 6 comentarios

Los niños de Monterito

El niño Quijote

El niño Quijote

"Pelones de Hospicio"

“Pelones de Hospicio”

La risa de las niñas

La risa de las niñas

Por su figura menuda, a Tomás Montero Torres le decían “Monterito”, un mote que al paso del tiempo trascendería la referencia al atributo físico para ser un modo cariñoso de nombrarlo, de afirmar vínculos, de cultivar la amistad. Era afable y detallista. A la gente que quiso le obsequiaba dibujos acompañados de breves dedicatorias, todo de su puño y letra. Cuentan que al llegar a su casa traía dos regalos distintos en los bolsillos de su saco -porque siempre iba a trabajar de traje y con pañuelo en el bolsillo, como lo dictaba la elegancia de la época- en el de un lado caramelos para sus hijos, en el otro chocolates para su esposa.

Sigue leyendo

Publicado en Familia, México, Michoacán, Niños, Reportero gráfico, Tarahumaras, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , | 10 comentarios

Icono de la libertad: Manuel Buendía

Buendía1

Tomás Montero Torres y Manuel Buendía estaban destinados a conocerse, porque ambos eran michoacanos, y porque a ambos sus familias les desearon la profesión de sacerdortes, aunque, a ambos también, la vida los llevó por otros caminos: fotógrafo y pintor el primero; docente y periodista el segundo (además, Buendía era 13 años más joven que Montero). El destino los reunió en un proyecto editorial comandado por otro gran representante y decano del medio periodístico: Carlos Septién García; y más tarde los llevaría a compartir la aventura de ser docentes en la escuela de periodismo que lleva su nombre.

Fundador de La Nación, considerado en su tiempo el semanario político más importante de América Latina, Septién García atrajo el talento e interés de ambos y los formó en la crítica objetiva y sagaz; mientras que la revista sería, para los dos, una plataforma fundamental de despegue hacia otros derroteros de la comunicación.

Sigue leyendo

Publicado en Ciudad de México, Educación, Fotografía, México, Michoacán, Periodistas, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios

Desolación

¿Alguno de ustedes puede imaginar vivir en una cueva? Yo veo estas seis imágenes tomadas por mi abuelo, Tomás Montero Torres, y se me despiertan muchas emociones. Primero, me impacta saber que esta familia no es parte de un pasado que quedó registrado, muy probablemente, con el afán de visibilizar una circunstancia que exigía mover conciencias, ¡y acciones! La pobreza en nuestro país se desparrama en números y modos de manifestarse; duele pensar que es un hecho que se nombra con estadísticas que deshumanizan, y que sus efectos nos han mellado como una sociedad que aspiraba a una calidad de vida que, si no es con todos, difícilmente podrá concretarse.

También trato de imaginar qué habrá sido de cada uno de los miembros de esta particular familia. En su precario vivir se perciben lazos complejos de cultivar. Hay una figura paterna que se impone, un afán por proteger a los menores, un orden minúsculo -un sitio para el anafre, para los petates, para los zapatos de calle, para el sombrero…-. ¿Qué alimentos sencillos se habrán cocinado ahí? Habitar en las entrañas de la montaña, ¿les brindaría una sensación de refugio? Surgimos de la tierra para retornar a ella; el tiempo de estancia aquí, no para todos es medido con la misma vara….

Sigue leyendo

Publicado en Desastres, Familia, Fotografía, México, Pobreza, Tomás Montero Torres | Etiquetado , , , , , , | 10 comentarios